4 lugares en Costa Rica para pasear con niños

Hace unos años en este mismo blog había hecho una lista de lugares que me parecían ideales para pasear con bebés. En ese momento solo teníamos a mi hija mayor, y ella tenía menos de un año, pero eso nunca fue una limitante para andar por todo lado con ella. Luego tuvimos a mi hijo menor, y la verdad entre el enredo de adaptarse a tener 2 hijos y la locura de lo cotidiano empezamos a volvernos mas “vagos” para pasear en lugares nuevos… nos manteníamos siempre en los lugares que conocíamos y en los que estábamos cómodos. Ahora la neblina mental se ha levantado y estamos de vuelta, buscando actividades nuevas los fines de semana y escapándonos mucho más a la montaña.

En este tiempo me he enamorado de 4 lugares mágicos para llevar a los chicos, salir de la rutina y pasar un rato en la naturaleza. Hoy se los comparto, espero que puedan visitarlos y disfrutarlos tanto como nosotros, y si tienen otras sugerencias me encantaría conocerlas 🙂

Complejo Turístico Noche Buena

Ubicación: Cartago

Pocas veces he visto a mis chicos disfrutar tanto (y caminar tanto sin quejarse) como en Noche Buena.

Este lugar lo descubrimos casi que por accidente. La idea era pasar el día en Prusia, pero la presa que había en la carretera por las personas que iban al Sanatorio Durán era increíble… entonces decidimos seguir hacia el volcán, pero en el camino vimos el rótulo de Noche Buena y decidimos parar ahí, ¡qué dicha que lo hicimos!

Noche Buena es un centro turístico que tiene un restaurante (muy rico por cierto), un museo (con historia del volcán Irazú y la zona) y un sendero apenas para niños aventureros. El sendero pasa por toda la finca, entonces se pueden ver los cultivos que tienen (zanahorias, papas) y termina en una catarata. En total ida y vuelta el sendero es como de 2 km y pico pero es tan entretenido que mis hijos lo caminaron felices (el más pequeño alzado a ratos). Hicimos un picnic a mitad del camino en el campo de zanahorias y al final de la aventura comimos pozol en el restaurante.

Villa Blanca Cloud Forest

Ubicación: San Ramón

Villa Blanca es un lugar mágico, no tengo otra manera para describirlo. El bosque nuboso, los colores, los sonidos son como sacados de un sueño. Cuando nosotros visitamos Villa Blanca nos quedamos a dormir en el hotel, y pasamos un par de días divinos, pero en estos días descubrí que uno puede ir a Villa Blanca solamente a pasar el día, pagando un monto por el uso de las instalaciones y senderos.

En la propiedad hay una capilla que fue un regalo del antiguo dueño de la finca a su esposa, quien era muy devota a la Virgen María y tiene decenas de mosaicos pintados a mano de distintas vírgenes del mundo, vale la pena verla. Dentro de la “casona” principal está el restaurante del hotel que está abierto al público y es riquísimo. También hay un cine que les fascinó a mis hijos (vimos Hotel Transylvania solitos). Además, pudimos ir a ordeñar en la mañana y conocer las vacas que tienen nombres súper divertidos inspirados en la farándula. Volvería mil veces y lo recomiendo muchísimo.

Trogon Lodge

Ubicación: San Gerardo de Dota

San Gerardo de Dota, el río Savegre y alrededores son de verdad un paraíso para ir con chicos. El aire fresco totalmente libre de la contaminación de la ciudad, el agua fría del río, y los pájaros de todos colores hacen una combinación perfecta. Mi hija pasó toda la caminata convencida de que íbamos a encontrar hadas en el bosque ❤️. Este paseo es un poco pesado (en mi opinión) para hacerlo en un solo día por la cantidad de tiempo en el carro, por lo que nos quedamos en el Trogón Lodge (en los alrededores hay muchísimos hoteles y cabinas para todos los gustos y presupuestos).

Prusia

Ubicación: Cartago

En mis álbumes de infancia tengo fotos con mis papás en Prusia, y siempre había querido llevar a mis chicos, a un día de picnic y caminar por el bosque. Cuando llegamos me puse súper feliz de ver lo lindo que está, como está lleno de familias con niños pequeños y lo mucho que disfrutaron mis chicos. Llevamos de todo para hacer un picnic, pero terminamos comiendo en un restaurante que está como a los 400 metros de iniciar el ascenso hacia los senderos del parque, y pasamos la mayor parte del tiempo ahí, los chicos corriendo, recolectando palitos y siendo niños felices y nosotros papás relajados. Mi “yo” del pasado se hubiera sentido triste de no haber recorrido y explorado todos los senderos, pero gracias a mis hijos ahora me siento feliz con las cosas más sencillas como verlos jugar en la montaña mientras que disfruto de un rato de silencio y un break de toda la locura del día a día. Conforme vayan creciendo quiero volver con ellos para que podamos ir conociendo los senderos del parque y creando nuevas aventuras juntos.


Además de estos lugares hay varios que hemos visitado (o revisitado) en los últimos meses que me encantan para chicos y les comparto foto y nombre sin reseña por si también se les antoja ir a explorar alguno.

Refugio Herpetologico (Santa Ana)

Waterfall Gardens (Vara Blanca)

Jardín botánico Else Kientzler (Sarchi)

¿Cuáles son sus lugares favoritos para pasear con niños?