El mejor consejo de maternidad que he recibido

IMG_3073.JPG

Hoy quiero compartirles un consejo (más como un ejercicio de auto-conocimiento) que me dieron hace más de 2 años, y que ha sido como oro para mí. No lo apliqué constantemente desde el inicio para ser honesta… Las veces que lo usaba funcionaba perfecto, pero luego me volvía a distraer y se me olvidaba aplicarlo. Fue hasta que me hice la propuesta de vivir un año de crianza sin gritos que realmente empecé a utilizarlo todo el tiempo, y ha sido genial.

El ejercicio consiste en pensar en nuestro estado de ánimo como si fuese un semáforo. La primera vez que lo hice me senté y dibujé uno y pinté cada luz del color correspondiente. En este semáforo el color verde representa nuestro “mejor” humor y todas las cosas que nos caracterizan en esos momentos: somos pacientes, gentiles, nos tomamos las cosas con humor, somos responsables por nuestras emociones, empáticos, etc. Eso no quiere decir que no nos enojamos o que no nos ponemos tristes, quiere decir que reconocemos nuestras emociones, las honramos y permitimos que sean sin que lastimen a los que están a nuestro alrededor.

El color amarillo nos representa cuando estamos empezando a “perder el control”. Nuestro cuerpo y nuestra mente nos dicen que algo no anda bien. En mi caso es cuando las cosas pequeñas empiezan a desesperarme y lo que siento en mi cuerpo es como un nudo en el estómago o dolor de cabeza. Si no nos detenemos y nos hacemos conscientes de nuestras emociones para reconocerlas y honrarlas, podemos pasar de amarillo a rojo muy pronto.

El color rojo es cuando nos sentimos fuera de control. En mi caso grito, o no pienso lo que digo.

Una vez que hacemos ese ejercicio el siguiente paso es poner al lado de cada lista las cosas que podemos hacer en el día a día para mantenernos en verde, resolver el amarillo y no llegar al rojo. En mi caso hacer ejercicio, tomarme momentos en el día para hacer cosas que a mí me gustan, escribir y salir en pareja con mi esposo son cosas que me ayudan a mantenerme en “verde”. Cuando empiezo a sentirme como en amarillo, usualmente es porque no me he dado suficiente tiempo de autocuido, y lo primero que hago es pedir una pausa e ir a respirar sola, reconocer mis emociones y encontrar un momento para estar conmigo misma, o (si es imposible) para involucrar a mis hijos en algo que nos encante como poner una canción y bailar en la cocina.

Si por alguna razón ignoré todas las señales de mi cuerpo y llegué a “rojo” entonces es hora de hacer reset. Tomo agua como paso #1, y luego si mis emociones lastimaron a alguien pido perdón, y luego (un paso importante) me perdono y busco un espacio para volver al verde.

No soy perfecta y jamás espero serlo tampoco, creo que mis hijos necesitan ver que yo siento de todo y que hay veces en que no lo manejo bien, pero luego tomo acciones para corregir mis fallos. Este ejercicio ha sido una verdadera bendición en mi vida y me ha ayudado muchísimo a tener consciencia de lo que necesito para estar bien, porque cuando yo estoy bien puedo dar más y ser mejor mamá, esposa, etc. Espero que pueda ser de ayuda para ustedes también 🙂

Advertisements

Un año sin gritos | Semana 1

El 29 de diciembre me senté a hacer mis metas para el 2019. Yo sé que todo el concepto de trazar metas para un año nuevo tal vez no tiene sentido para muchos; después de todo el tiempo es contínuo y no hay mayor diferencia entre un día de un año y un día del siguiente. Pero a mí me fascina el concepto de los comienzos. Me encanta la sensación que traen todos los lunes, la esperanza que traen todos los amaneceres, así que multipliquen eso por x 365 y sabrán como me siento con respecto a los años nuevos.

De un tiempo para acá he dividido mis metas en categorías, porque yo siento que soy un montón de personas en una misma 😂. Tengo una categoría de salud física, una de salud mental, una de espiritualidad, una de maternidad, una como esposa y una financiera y de trabajo… Suena como un montón pero en realidad me trazo solo 1 o máximo 2 metas muy realistas en cada categoría. Mi meta de este año como mamá: no gritar en todo el año. Cuando lo publiqué en redes sociales muchas se unieron al reto y eso me emocionó aún más.

Ya ha pasado una semana desde que inició el año y vengo a contarles como me ha ido. En resumen: ¡no ha sido fácil! Honestamente esperaba nada más ejercer autocontrol y que todo fuera cuesta abajo, pero cuando la mente se ha acostumbrado a reaccionar de cierta manera de forma habitual, entrenarla a reaccionar de forma distinta puede ser todo un reto. Aunado a esto, estoy segura de que alguien les contó a mis hijos que me había trazado esa meta porque es como si se les hubiera cambiado a “encendido” el botón de quejas, pleitos y llantos 🤪 La verdad no los culpo, yo también quedé medio chiflada de todas las actividades de fin de año y necesito descompresionar.

He encontrado una relación súper directa entre el nivel de autocuido que yo me de (tiempo a solas, ratitos de paz, lectura, etc) y mi nivel de paciencia. Los días en que he estado más cerca de tirar el reto por el balcón han sido los días en que no he tenido ni un segundo para pensar. Y ellos definitivamente se alimentan de mi energía: si yo estoy tranquila, casi siempre (aunque no desde un inicio), ellos vuelven a un momento de paz.

En las próximas semanas seguiré escribiendo y relatando esta aventura con honestidad, y además compartiendo las cosas que me van sirviendo (y las que no) en este cambio de chip.

Y a ustedes, ¿cómo les ha ido en el reto?

Nuestra Lista de Verano

Los veranos siempre son mi parte favorita del año; son recuerdos a los que regreso cuando quiero sonreír y revivir buenos momentos. A veces cuando empieza el invierno pienso “¡Me gustaría haber hecho “x” cosa con ellos cuando había sol todo el día”!, por eso este año quise hacer una lista de las cosas que de fijo me gustaría hacer con mis chicos para hacer esta temporada aún más inolvidable.

La lista tiene actividades sencillas, que se puedan realizar sin importar donde uno viva, el presupuesto o cuánto tiempo libre tenga. Ayer empezamos a chequear actividades y nos sentamos a ver el atardecer cobijados en el balcón :). Estoy súper emocionada por completar las demás antes de que empiece la temporada lluviosa.

Y ustedes, ¿qué les gusta hacer durante el verano?