Viajando con bebés: consejos y experiencias para un viaje exitoso | Parte 2

Hace un tiempo publiqué un post con tips para que viajar con bebés pudiera ser una experiencia agradable tanto para los papás como para los pequeños. En esa primera parte hablé un poquito de las cosas que (según mi aprendizaje) ayudaban a hacer más llevadera la preparación del viaje y el rato en el aeropuerto. En esta segunda parte quisiera compartir mi experiencia para que el tiempo en el avión y los días en el destino se disfruten al máximo.

Cabina Piloto

El avión 

Este es quizás el momento que más temíamos como papás antes de hacer el primer viaje con nuestra hija. En el aeropuerto uno puede pasear de un lado a otro al bebé, cambiarlo sin problemas e incluso irse a un lugar más privado para atender cualquier necesidad que tenga el niño. En un avión los espacios y las opciones son más limitadas y nosotros habíamos oído las historias de terror de los pasajeros incómodos por un bebé que llora sin parar. La verdad nos preocupamos mucho por nada… con solo unas cuantas previsiones uno puede disfrutar mucho de un viaje en avión con un bebé.

Este es un resumen de los mejores consejos que he recibido, que me han funcionado de maravilla en todas las ocasiones.

Succión al despegar y al aterrizar: El movimiento de succión no solo calma a los bebés sino que los ayuda a que no les duelan los oídos con todos los cambios de presión que ocurren durante el vuelo. Apenas el avión empieza a acelerar para el despegue ayude a su bebé dándole el pecho, una chupeta o un chupón. Como un tip adicional (algo así como un 2 en 1), lo que yo usualmente hago es intentar mantener a nuestra hija despierta en el aeropuerto dando vueltas por todo lado y haciendo actividades divertidas, y de esa forma cuando estamos en el avión la combinación entre el ruido de los motores, la lechita y el cansancio acaban por dormirla. Así la primera parte del vuelo los papás y el bebé se pueden relajar. No digo que le funcione a todo el mundo, pero vale la pena intentarlo.

Algo nuevo, algo viejo, algo de comer, algo de tomar, algo para abrigar: Este es otro tip súper valioso que me dieron que me ha funcionado súper bien. A la hora de empacar el bolso que uno lleva dentro del avión, vale la pena que vaya adentro algo nuevo, algo viejo, algo de comer, algo de tomar y algo para abrigar.

Algo viejo significa un juguete pequeño (preferiblemente silencioso) que uno sepa que le encanta al bebé, en el caso de mi hija actualmente es una muñeca. Un juguete nuevo y entretenido es la segunda cosa que no puede faltar; ojo que nuevo no significa caro ni extravagante, ni siquiera tiene que ser un juguete (a veces un recipiente plástico con tapa les hace más gracia), pero si que sea algo que el bebé no haya visto antes o que no acostumbre ver con frecuencia para mantener su interés. Además de eso usualmente empaco algo de comer y un beberito con algo de tomar (por si le da hambre o sed antes o después de que hayan pasado con el servicio de comidas y bebidas del avión).

Es importante también llevar una cobija o sweater porque los aviones por lo general se ponen muy fríos luego de un rato, en especial para un bebé.

No empezar una actividad antes de terminar la otra: Este lo leí en un blog antes de hacer el primer viaje con nuestra hija y aunque al principio me provocó mucha risa, después le vi el valor. Nunca le de a su hijo una actividad nueva si todavía está entretenido con la otra. A veces uno trae varios objetos para que ellos jueguen y se emociona y se los da todos de un solo. En un viaje largo eso es un error, es como quemar todos los cartuchos de una vez. Lo mejor es que si su bebé está tranquilo nada más estando sentado viendo por la ventana, déjelo estar sentado viendo por la ventana. Si en algún momento se aburre y necesita un cambio, le puede dar el primer juguete, y que juegue todo lo que quiera con el, hasta que ya usted vea que ya se acabó la diversión, entonces puede continuar con la otra actividad (llámese comer, otro juguete, etc.)

Una nota con respecto a este consejo: yo no pienso que los papás sean los responsables de entretener a sus hijos en la vida, creo que los niños se deben aburrir de vez en cuando para que eso también cultive su creatividad, sin embargo un avión no es la vida real, es un mundo alterno en donde uno está encerrado varias horas con un montón de personas de distintas mentalidades y edades y en este caso en particular pienso que sí vale la pena tratar de mantener al bebé lo más cómodo posible. Fin de la nota.

Si su bebé llora, no es el fin del mundo: Los bebés lloran. Esa es su forma de comunicarse con el mundo, si pudieran hablar claramente probablemente le dirían de inmediato lo que necesitan sin tanto alboroto, pero no pueden aún. La gente a veces se incomoda cuando un bebé llora. Creo que es como un chip que nos pone la naturaleza para que el llanto de un bebé sea imposible de ignorar y todos queramos atenderlo y solucionarlo. Por supuesto que hay gente (les llamaremos amargados) que no soporta a un bebé llorando. Si usted está en el avión y su bebé empieza a llorar es su responsabilidad atenderlo y ver que es lo que necesita. Pero si luego de intentarlo todo (brazos, teta, cobijarlo, descobijarlo, pasearlo, cantarle, cambiarle el pañal…) aún llora, entonces no es su responsabilidad que algunos se molesten. El enojo o incomodidad de los otros es problema de ellos que son adultos y tienen las herramientas para controlar sus emociones. Así que si llega ese temido momento y su bebé no deja de llorar (nos pasó una vez durante toda una hora), usted nada más métase en una burbujita imaginaria y dele a su bebé todo el amor que pueda y olvidese de los demás.

El destino

Ali en Atitlán

Cuando viajábamos en nuestros tiempos antes de bebé (a.B.) a veces llenábamos todo un día de actividades sin parar, queríamos conocer todos los puntos que nos parecían bonitos e interesantes de un destino y teníamos toda la energía y disposición para hacerlo. En nuestro primer viaje después de bebé (d.B.) nos dimos cuenta de que ahora las cosas cambiaban un poco. Hoy puedo asegurar que han cambiado para bien. Muchas veces en los viajes uno pasa rápidamente por los lugares, con tal de “conocer un montón” pero tener un bebé lo obliga a uno a hacer pausas y disfrutar del destino de una forma más similar a la forma en la que lo disfrutan las familias locales. Este tipo de viaje le permite a uno realmente conocer el destino en el que está y ver cosas que no veía antes. Estas son dos cosas que nos han ayudado a nosotros.

Respetar los tiempos de su bebé: Eso no quiere decir que todo el viaje se deba programar exclusivamente en función de su bebé pero es respetar cosas básicas como por ejemplo si a su bebé usualmente le da hambre al medio día, procurar que no sean la 1:30 y ustedes aún no hayan hecho una parada a almorzar. Los bebés mientras que estén con sus papás están felices, pero también algunos pueden sentirse sobre estimulados después de un día de mucha actividad nueva así que esté constantemente observando sus señales para flexibilizar sus planes. Un bebé feliz hace un viaje feliz.

No hacer solo actividades “turísticas”: Todo destino tiene dos caras, la cara turística y la local. A veces la turística es la que a uno le venden, pero la que más disfrutaría como familia es la otra. A veces el parque de la ciudad que estamos conociendo es más interesante que el restaurante más popular, en especial cuando viajamos con niños.

En nuestro último viaje por ejemplo fuimos a conocer un famoso lago que está rodeado de actividades turísticas para hacer, sin embargo lo que más disfrutó nuestra bebé fue un ratote en el que estuvimos sentados en una pequeña playa pública llena de niños locales. Ella feliz chapoteando en el lago, recogiendo piedritas y disfrutando de ver a los otros niños correr y nosotros sentados al lado disfrutando del viento, el sol y el sonido del agua pegando en la orilla. En ese mismo viaje mientras que todo el mundo estaba viendo sólo las estructuras de unas ruinas mayas, ella nos enseñó lo lindo del bosque que teníamos alrededor. En un viaje anterior a ese, yo buscaba lugares tranquilos para poderle dar de mamar y en esos rincones conocí cosas que nunca hubiese conocido sin estar con ella. Esas nuevas perspectivas son las mejores enseñanzas de viajar con niños.

Espero que este post y el anterior puedan ser de ayuda para los papás que se están aventurando a viajar con sus hijos. Espero que los que ya sean veteranos en esto de viajar con niños puedan comentar y agregar sus consejos para el post se enriquezca aún más.

 

Advertisements

Viajando con bebés: consejos y experiencias para un viaje exitoso | Parte 1

Viajar con un bebé la primera vez puede ser un poco intimidante. De repente hay muchas más cosas que empacar, muchas más cosas en las que pensar y muchas más cosas que prever. Desde los pañales extra en la maleta, hasta los momentos impredecibles en el avión (¿llorará durante el vuelo?) todo nos pasa por la mente antes de partir. Sin embargo creo que viajar es una de las mejores experiencias que le podemos regalar a nuestros hijos. Dicen por ahí que viajar es la única cosa que uno compra que lo vuelve más rico… Yo no podría estar más de acuerdo: conocer nuevas culturas, ver como se vive en otras partes del mundo, compartir en familia  y aprender a ser feliz en un lugar completamente fuera de la rutina (y muchas veces fuera de nuestro control) son tan sólo algunas de las lecciones y nunca se es muy pequeño para empezar a aprenderlas.

Luego de unos cuantos viajes con nuestra bebé de 1 año y 3 meses hemos aprendido un par de cosas que habrían hecho todo más sencillo de haberlas conocido antes de aventurarnos por primera vez. Todo el mundo tiene un estilo diferente para viajar, hay cosas que le funcionan muy bien a muchas familias que quizás nosotros no hemos considerado o que no nos funcionan a nosotros, así que están todos súper invitados a dejar comentarios en el post con sus experiencias para que pueda volverse en algo aún más provechoso para aquellos que viajan por primera vez. Para organizar un poquito mejor mis ideas decidí hacerlo en 4 “puntos”: la preparación, los aeropuertos, el viaje en avión y el destino, sin embargo el post se me hizo larguísimo, por lo que decidí dividirlo en dos partes, así que en esta compartiré mi experiencia en la preparación y los aeropuertos y en la siguiente todo lo demás.

La preparación

Antes de pensar en montarse en un avión hay que conocer (y preparar) un par de cosas. Desde los 0 meses hasta los 2 años de edad un niño puede viajar en los regazos de sus papás, o se puede optar por comprarle un asiento. Mi hija ha viajado en nuestros regazos en todas las ocasiones y nos ha ido muy bien, aunque entiendo la necesidad de comprar un asiento si el viaje es muy extenso o si al niño no le gusta mucho la idea de estar alzado todo el rato. Regazos lamentablemente no equivale a que viajan de gratis, siempre se tiene que pagar (de acuerdo a las políticas de la aerolínea) un monto que es menor al de los adultos, que incluye los impuestos, y en algunos casos, un porcentaje del tiquete.

En Costa Rica los bebés necesitan para viajar un pasaporte al día, un permiso de salida para personas menores de edad, y cualquier otra visa que se requiera para su ingreso al país de destino. Nuestra experiencia sacando el pasaporte y el permiso de salida en una oficina de Correos fue bastante buena, el proceso fue sumamente fácil y rápido. Todas las instrucciones para obtener un pasaporte para menor de edad por primera vez están resumidas en este documento. El permiso de salida se puede hacer permanente o temporal y se deben especificar los acompañantes con los que el niño puede salir del país. Este documento siempre se debe tener junto con el pasaporte del niño. Muchas personas de Costa Rica deciden viajar con sus hijos a Estados Unidos; si ambos papás tienen la visa americana vigente, sacar la visa del menor es un proceso sumamente sencillo, y está todo detallado en este documento.

Una vez que se tiene el tiquete y todos los documentos listos viene una de las partes más intimidantes: ¡empacar! Si el bolso de una mamá usualmente está rebosando entre pañales, ropa, objetos útiles y no tan útiles, ahora hay que imaginarse una pieza de equipaje para un viaje internacional. Pero que no cunda el pánico. No es necesario llevarse toda la casa, estas son cuatro de las cosas que no pueden faltar:

Botiquín para bebé: La mejor persona para decidir que debe llevar este botiquín es el pediatra de su bebé. Hay pediatras que incluso tienen una lista que le entregan a las mamás que preguntan. Nunca es una buena idea auto medicar, y es especialmente mala idea si se trata de un bebé por lo que recuerde preguntarle muy específicamente en cuales casos debería de administrar un medicamento. En mi caso, adicional a los medicamentos recomendados (que son muy pocos) llevo aceites esenciales que se que le funcionan bien a mi bebé.

Pañales y toallitas húmedas: En toda parte del mundo venden pañales y toallitas húmedas, sin embargo es bueno llevar suficientes para al menos los primeros días. Además hay bebés cuya piel es muy sensible y no pueden tolerar un cambio de marca de pañal, o unas toallitas con un perfume distinto, por lo que es mejor prevenir. La gran ventaja de esto es que para el final del viaje la maleta tiene mucho más campo pues se han ido gastando.

Al menos 2 cambios de ropa por día: Mi hija puede pasar todo el día en la casa con el mismo pantalón y blusa, pero apenas estamos viajando, es casi seguro de que se regará un vaso de fresco encima, o se ensuciará tratando de escalar algo, o se le aflojará el pañal y ensuciará la pijama (ley de Murphy dicen algunos). Así que de nuevo, la prevención es lo mejor. En mi caso me gusta no llevar todo lo de mi bebé en una sola maleta, sino más bien distribuirlo si llevamos varias, de esa forma si alguna se extravía por lo menos tenemos algo que ponerle.

Alguna manera de esterilizar los objetos de bebé: Las primeras dos veces que viajamos con mi hija ella no usaba biberones, pero últimamente sí tenemos que viajar con todo la parafernalia. Aunque no es técnicamente necesario esterilizar las cosas de un bebé grande (ni los bebés grandes toman chupones… en teoría), siempre considero mejor llevar un esterilizador de microondas, en especial si el agua del lugar donde se viaja no es potable o es de dudosa procedencia. En cualquier hotel, hostal o casa se puede conseguir un microondas y 5 minutos después ya está todo como nuevo y nadie sufre intoxicaciones por agua contaminada. Es mucho más barato que estarlos lavando con agua embotellada en lugares donde la de tubo no se puede consumir.

Los aeropuertos

Aeropueros

La mayoría de los vuelos internacionales piden que uno esté unas 3 horas antes del despegue en el aeropuerto. Cuando uno viaja sin bebés eso significa que, luego de chequear en la aerolínea y pasar las filas iniciales, uno puede sentarse a leer una revista, tomarse un café o hasta hacer un par de compras. Cuando uno viaja con bebés eso significa algo un poco distinto. He aquí las cosas que hemos descubierto que ayudan a hacer la espera más divertida y fácil.

Tener las manos libres: Si bebé aún no camina ¡aproveche! Un cargador es el mejor amigo para el aeropuerto. Uno ocupa las manos para rellenar formularios, llevar las maletas, etc. Incluso si viaja con el coche del bebé un cargador funciona de maravilla porque así el coche sirve para poner el bolso y otros artículos pesados en lugar de estarlos cargando.

Buscar la comodidad: Todos los aeropuertos tienen salas aparte de las de abordaje (lounge) a los cuales se puede accesar por distintos métodos, ya sea presentando una tarjeta especial, una tarjeta de crédito determinada o adquiriendo un pase especial para el día. He encontrado que (para bebés pequeños) estas salas son sumamente cómodas. Usualmente son más silenciosas, tienen sillones cómodos (ideales para amamantar) y baños limpios y menos llenos donde se pueden cambiar. Es una buena idea chequearlas.

Viajar con lo que es conocido: Muchas personas recomiendan viajar con coches sombrilla en lugar del coche usual del bebé, o simplificar llevando algún artículo distinto en lugar del que acostumbran usar en casa. En mi experiencia ha sido mejor viajar con lo que es conocido. Ya la bebé está acostumbrada a su coche, si se duerme se puede reclinar, y de todas formas se puede llevar hasta la puerta del avión sin ningún problema. Lo mismo pienso de la silla del carro.

Conocer sus derechos: Las normas para viajar (especialmente a estados unidos) con respecto a líquidos y comidas son estrictas, sin embargo cambian cuando uno está con un bebé. La leche materna, los sacaleches, los chupones, jugos, el agua embotellada, la fórmula y una pequeña cantidad de comida para bebé pueden pasarse al aeropuerto y al avión cuando uno viaja con un infante. Nunca está de más conocer las reglas de TSA y aprovecharlas.

En la segunda parte del post estaré compartiendo algunas cosas que han hecho fáciles los vuelos y disfrutar del destino de viaje. Espero que esta primera haya sido útil y que junto con sus comentarios se pueda convertir en un post de utilidad para aquellos que se quieren aventurar con sus bebés.