El engaño de la súper mamá

 
Este es un post políticamente incorrecto. Quizás hasta impopular, pero hoy ando con ganas de decir lo que pienso y de liberarnos a las mujeres de ese engaño auto inflingido. Querida mamá: no puede usted tenerlo todo. Es más, enójese con el que le dijo que para ser una mujer “completa” debía usted mantener un balance perfecto entre su vida de esposa, mamá, hija y profesional. Ese balance no existe y tratar desesperadamente de buscarlo solo la va a dejar agotada y sintiendo que no lo está haciendo suficientemente bien. Ya nos han convencido de que para ser exitosas hay que estar delgadas, bien arregladas y perennemente sonrientes, no dejemos que nos pongan un peso más sobre nuestras espaldas, seamos desobedientes y no hagamos caso. Usted no necesita que todo esté en perfecto balance para ser feliz. Las vidas caóticas pueden ser más hermosas, más interesantes. Usted no necesita ser la más exitosa en su trabajo, la más guapa de la fiesta, la más interesante de las mamás de la escuela. Lo más probable es que si usted tuviera solo un mes para vivir, esas cosas le resultarían absolutamente insignificantes.

Es más, sinceremos todas: si usted tuviera los días contados poco le importaría si su hijo duerme toda la noche, si se pasa a su cama todos los días, si come mucho o poco, si saluda a todo el mundo, si llora “mucho” o poco, si hace las cosas como la mayoría de los niños, si la deja tener sus espacios, o es “muy demandante”. Lo que trataríamos de hacer más bien es aprovechar cada beso, recordar cada segundo, andarlos en brazos, complacerles en lo que no sea peligroso para ellos. Trataríamos de gastar menos tiempo y energía en los lugares en donde somos reemplazables como los lugares de trabajo y los compromisos sociales poco importantes y nos dedicaríamos casi por completo a donde somos irremplazables: al lado de nuestros hijos y seres queridos, en lugar de andar por la vida quebrándonos la cabeza para encontrar un balance. 

“No es bueno perderse en la maternidad” repiten algunos, pero ¿perder qué? ¿la identidad? Mi definición de “quien soy yo” ha cambiado muchas veces. Cambió de niña a adolescente, de adolescente a adulta joven, de mujer soltera a casada, ¡por supuesto que eso no se llama perderse, se llama redefinirse! En la naturaleza llevan las de ganar los que mejor se adaptan al cambio, no los que se quedan estáticos. Y si realmente se tratase de una pérdida, con gusto dejo perdida a la que yo era antes de ser mamá, a esa que se preocupaba por cosas banales y sin sentido. Con gusto me consumo por completo en el calorcito de mi hija cuando se me duerme encima, y cambio los días de andar con el bolso lleno de maquillaje por días de andar el corazón lleno de amor. 

“Los hijos se van y luego no agradecen lo que hiciste por ellos” dicen otros con tono fatalista. Oh sociedad esta en la que vivimos, en la que todo se hace por recibir algo a cambio. La maternidad es un trabajo que exige la vocación de servicio, la mejor manera de encontrarnos a nosotros mismos es perdiéndonos en el servicio a los demás. La única recompensa que necesito es la sonrisa de mi hija hoy, lo que me diga cuando tenga 20 años me es indiferente. Y si en ese momento me siento perdida y sin identidad, haré lo que mejor hago e inventaré una nueva mujer y seré quien desee ser en ese momento, con la gran diferencia de que nunca me quedará la duda de que le di cada onza de amor que tenía en el corazón a mi familia.

Sacudamonos hoy mamás de las exigencias sin sentido que ponemos en nuestras listas de pendientes y vivamos como si nos fuéramos a morir mañana, porque la verdad es que no hay garantía de que veamos el siguiente amanecer. Encerremos hoy todas juntas el absurdo fantasma de la “súper mamá” que nos persigue a todas y nos quita el sueño, y perdamos la llave. Reconozcamos que ser mamá no es solo una cosa más en nuestra lista de metas, sino la más grande misión en la vida que nos va a encomendar Dios, y olvidémonos de todo lo demás. ¡Qué viva el caos!

Advertisements

16 thoughts on “El engaño de la súper mamá

  1. Hermoso, me identifiqué tanto. Me han criticado muchas veces y eso de la super mamá me parece una agresión de la sociedad a los seres imperfectos y llenos de amor que somos.

    • Por supuesto que debés hacerlo entonces. El punto es hacer lo que te haga feliz, entendiendo que no todo debe de estar en balance perfecto todo el tiempo, sino que en el caos está la belleza. La familia inevitablemente siempre será una prioridad importante, indiferentemente si trabajás dentro o fuera del hogar

  2. hermoso articulo, yo soy madre de 3 pequeños y aparte trabajo, deje de preocuparme hace tanto tiempo por la etiqueta de súper mamá que la misma sociedad te impone, creo que cada persona debe de buscar aquello que la hace feliz y que funcione, no podemos ser perfectos y menos con pequeños en casa, ya que siempre ocurrirá algo como la leche regada en el piso, los cereales en las cobijas y las ojeras en nuestros ojos, lo mas importante es tener niños sanos y felices llenos de amor, tratar de ser perfectas no te permite ser feliz solo te convierte en una persona estresada.

    saludos.

  3. Qu alegría leer algo que apunta a buscar siempre lo bueno, lo bello y lo verdadero.
    Qué alegría también leer un artículo donde está clarísima la escala de valores que nos lleva a “nunca dejarnos robar por nada ni por nadie la alegría y la paz interior”, y esa escala de valores es: Dios, familia y trabajo.

  4. Mi querida. Me identifico contigo. Y eso q tu estas en tus primeros añitos de mami. Yo e recorrido ya casi 40 y te confieso q aun hoy soy tan feliz con super abrazo de mis adorados hijos. Fueron epocas distintas pero cargadas del mismo sentimiento de hoy. Darlo todo y ser feliz con esos pedacitos de cielo que Dios y la vida nos a regalado. Un abrazote. Y sigue lo q te dicte tu corazon. Vai dove ti porta il cuore. No falla. Bendiciones

  5. Esta muy bonito tu articulo porque creo que la mayoria de las mujeres nos preocupamos demasiado por encontrar ese balance que efectivamente nunca llega y nos causa ese sentimiento de “me falta esto, tengo que mejorar lo otro, sin descuidar aquello otro” , en vano. Mi unica observacion es que tanto en el articulo, como entre las amigas que recien tienen hijos, es muy comun escuchar cosas como ” antes de tener hijos solo me preocupaba por cosas banales y sin sentido, etc..” y yo creo que para cada etapa hay aprendizajes y maneras de realizarse. Obviamente cuando tenga hijos voy a entender perfectamente el sentido de estas frases, pero mientras tanto disfruto de otras etapas como estar recien casada, cuidar de una abuelita, tener maquillaje en mi bolsa, sin necesariamente escuchar ese “no saaabes lo que es el verdadero amoor”, si cada etapa es maravillosa y te va llevando a otra. Siempre que sea con amor y plenitud.

  6. Pingback: El engaño de la súper mamá | $UJETATE

  7. Pingback: Aserrin Aserran

  8. Pingback: Me time, y adios al puerperio | $UJETATE

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s